Cómo escoger un buen psicólogo

Cómo escoger un buen psicólogo

A la hora de elegir un psicólogo bueno, no es algo sencillo, pues tendrá que estar preparado para que se le confíe nuestros sentimientos y se quiere que den resultados verdaderos. Al final el apartado de las emociones es fundamental para nuestra felicidad. Uno de los problemas que hay es que hay muchas escuelas de psicología que suelen atender a consejos contradictorios, por no hablar del intrusismo profesional como aseguran desde psicólogozaragoza.net desde sus años de experiencia en el sector.

Vamos con algunos consejos que pueden ser útiles cuando se está eligiendo un buen psicólogo:

Hay que atenerse a la escuela que se base en la evidencia. Ahora la terapia de tipo cognitivo-conductual es la que se ha demostrado más y la que suele ser enseñada en los centros universitarios científicos del planeta.

El psicólogo tendrá que contar con como mínimo cinco años de experiencia que pueda ser contrastada, donde se haya visto con los temas más complicados en el campo de la psicología.

Un psicólogo bueno es como si fuera un buen cirujano

Tendrá que conocer bien lo que trata. La experiencia como decimos es importante. Esto hace que pueda conocer la formación y evolución de los problemas, con tan solo estar los primeros diez minutos hablando con el paciente, pues tendrá una hipótesis primaria de su problema y la solución para dársela.  Ya más inspeccionado, estará seguro al 90% y en el primer par de sesiones estará totalmente seguro.

Sí que es verdad que existen casos, bastante pocos, en los que la cosa no va a evolucionar tal y como se espera, pero en ese caso se informa al paciente y pasamos a proponerle un cambio de terapia. Eso sí, todo seguirá un protocolo formalizado en el que la intervención y la evolución que se espera va a estar bien claro.

Los denominados psicólogos cognitivo/conductuales cuentan con un porcentaje de resolución de los casos de un 80% afirmativamente. Por lo tanto, 8 de cada 10 pacientes obtienen la solución con la terapia. Un éxito bastante grande.

Esta TCC logra unos resultados donde el número de sesiones oscilan entre la decena y la veintena. Son trabajos de gran intensidad, donde hay muchos deberes y todo mejora progresivamente.

La formación de un psicólogo debería ser lo más completa posible

Hace poco tiempo que en territorio español se pide a los psicólogos que hagan un máster de especialización que durará dos años, una vez finalizada la carrera. Hablamos de un máster bastante riguroso y que demanda prácticas en los centros avalados.

Hablamos de una decisión que no podemos tildar sino de acertada por parte de los autoridades que se dedican a la salud, puesto aunque no lo parezca, tratar los trastornos psicológicos precisa de mucho trabajo.

Si se quiere tener éxito, el terapeuta se debe dedicar en cuerpo y alma a estudiar Psicología, una tema amplio, el cual va a necesitar una visión con gran detalle de la totalidad de problemas, así como conocimientos con todo detalle de farmacología y bastante entreno.

Actualmente, la práctica totalidad de psicólogos lo que hacen es colgar en la web todas sus titulaciones y credenciales. No hablamos que haya que estar estudiando su expediente para tomar una decisión, pero sí que es importante conocerlo un poco.

De todas formas, pensamos que llamar por teléfono para preguntar directamente es una estrategia que funciona y nos puede valer para recabar la principal información que estemos buscando.

Cada vez menos estigma

Los tiempos avanzan y aunque muchos suelen ponerse melancólicos y decir que antes todo era mejor, lo cierto es que hay muchas cosas en los que se ha mejorado y también se ha avanzado de manera importante en este tema.

Hay que ser conscientes de que nuestro cerebro también es un órgano y las enfermedades también pueden llegar a estar parte de nuestro cuerpo. Por este motivo, hay que tratarse. Cada vez ocurre menos, pero hay personas que han llegado a empeorar mucho de sus patologías por no acudir al psicólogo antes.

Las personas tenían miedo al qué dirán o a contar sus temores y miedos a un desconocido. Lo cierto es que este tipo de terapias funcionan muy bien, por lo que no hay que tener miedo y si una gran confianza en el especialista que elijamos para que se encargue de poner solución a los problemas que nos acechen en este sentido.

Además existe una gran competencia, por lo que no es complicado que si vives en una ciudad tengas cerca de ti algún buen psicólogo que se pueda poner manos a la obra con la problemática que se aceche.