España y su conciencia ecológica

España y su conciencia ecológica

Es el momento de entregar las notas después de un año de evaluación. ¿Cómo le ha ido a España en su examen de medio ambiente estos últimos doce meses? Pues hay que reconocer que si fuera un estudiante de EGB, antigua y añorada, tendría que Necesitar Mejorar. España encadena tres años seguidos como el país con más infracciones ambientales de la Unión Europea. Eso sí, el informe SOER señala que Europa ya ha realizado avances significativos a lo largo de las dos últimas décadas en términos de mitigación del cambio climático al reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Sin embargo, todavía es pronto.

Aunque como te decimos, estas cifras muestran una ligera mejoría, las estadísticas para España a lo largo del tiempo siguen siendo demoledoras. Desde que se empezaron a tomar los datos en este ámbito en 2002, nuestro país ha acumulado un total de 1.329 infracciones (cerradas o en diversas fases de resolución). Este es el mayor número de infracciones que ha obtenido un país de la UE, seguido de lejos por Alemania con 879 e Italia con 721. Los países con mejores marcas en este sentido han sido Croacia (30), Lituania (58) y Letonia (61). Que pena que España no se tome en serio estas cosas como hace con el fútbol. Lamentablemente España, con 24 casos, es actualmente el segundo país de la UE con más infracciones ambientales abiertas. Por delante, solo se encuentra Grecia, con 25 expedientes activos, un puesto que ha ocupado España durante tres años seguidos, llegando a acumular hasta 32 casos abiertos en 2018.

Reducción de plástico

Para 2020, España ha puesto en marcha una serie de novedades que pueden ser muy beneficiosas para el medio ambiente. Por ejemplo, El Real Decreto 293/2018, conocido como de Reducción de Bolsas de Plástico, sigue avanzando. Ha servido para establecer la prohibición, desde 2018, de la entrega gratuita de bolsas de plástico en comercios, con la excepción de las bolsas muy ligeras (habituales para pesar las frutas y hortalizas) o de aquellas de más de 50 micras de espesor compuestas por más de un 70 % de plástico reciclado.

Esto ha permitido que las empresas hayan cambiado la mentalidad. La normativa prevé, además, que en 2021 las bolsas de menos de 50 micras de espesor sean todas compostables (con el compostaje industrial se degradan biológicamente, produciendo dióxido de carbono, agua, compuestos inorgánicos y biomasa a igual velocidad que el resto de materia orgánica). Y esto es algo que las empresas ya han puesto en marcha, como por ejemplo, Bio Plásticos Genil. Por ejemplo, puedes encontrar bolsa de camiseta Biodegradable. Esto demuestra que la conciencia ecológica está cada vez más presente entre las empresas.

Los ayuntamientos se ponen la pilas

Antes de que llegará el maldito coronavirus, una de las metas que se habían propuesto las ciudades era la de bajar la contaminación en sus calles. Y la verdad es que es algo que se ha comprobado con el confinamiento. Los datos han bajado de manera espectacular. Sin embargo, está claro que para bajar la contaminación no se puede parar la economía.

Por ejemplo, el Ayuntamiento de Barcelona lanzó la zona de bajas emisiones y restricción del tráfico de automóviles (ZBE) en la ciudad. Un ambicioso plan que comprende 97 kilómetros cuadrados e incluye los municipios de Barcelona –salvo la zona Franca Industrial, Vallvidrera, Tibidabo i Les Planes– L’Hospitalet de Llobregat y sus zonas limítrofes. Desde el 1 de enero, y en horario de 7:00 a 20:00, de lunes a viernes, ningún coche o furgoneta sin la etiqueta medioambiental de la DGT (en vigor desde abril de 2019) puede acceder a esta área. Quedan exentos de esta norma los servicios médicos, funerarios, Protección Civil, Bomberos, Policía y los vehículos de personas con movilidad reducida.

En la ciudad de Valladolid también se han peatonalizados varias calles del centro y se ha apostado por que la gente vaya en bicicleta o en transporte público a sus trabajos si vive en el centro. Ahora bien, es cierto que para ello, lo que tienen que hacer es poner mejores medidas y fomentar todas estas cosas.

Por último, si el COVID no lo evita, el 31 de diciembre de 2020 entrará en vigor nuevas modificaciones del Código Técnico de la Edificación (CTE), vigente para los edificios públicos desde 2018. Esta normativa incluye un Documento Básico de Ahorro de Energía (DB-HE) que busca reducir el consumo energético e incorporar energías verdes en las nuevas viviendas y rehabilitaciones.

Diferentes medidas que intentan hacer que España mejore su nota en el examen final. Veremos qué tal van las evaluaciones. Dentro de un año volveremos a pasar lista y esperemos que todo esté mejor.