Las clínicas dentales y sus avances

Las clínicas dentales y sus avances

En España, como en muchos otros países en el pasado los dentistas y las clínicas dentales tenía mala fama. Los tiempos han cambiado mucho en décadas, pues las mejores técnicas menos dolorosas y un cuidado de todos los detalles han ayudado a que cada vez asista más gente a ellas.  Clínicas como el Equipo de la Torre nos han relatado la cada vez mayor asistencia de pacientes debido a un aumento general de salud bucodental. Ahora son más amables las clínicas y eso se nota. Si además se reduce el dolor, pues podemos explicarnos su éxito.

En su clínica dental en Santiago Bernabéu, en Madrid, tienen grandes dentistas profesionales, con unos currículums importantes, lo que hace que de primeras los clientes perciban que está ante reputado personal. Aunque se han producido avances importantes, todavía hay personas que tienen miedo al dentista.

Muchas personas tienen miedo al dentista y todo bien por los recuerdos infantiles. 1 de cada 4 personas van a temer la visita al dentista y hay muchos que no lo han visitado en años. El miedo puede que responda a una serie de motivaciones, a que el tratamiento duela, pánico a las agujas o malos recuerdos de cuando era niño. Está claro que las clínicas dentales modernas tienen unos ambientes de lo más amigables.

Normalmente la experiencia es mucho más suaves siendo todo más discreto que antes, con instrumental no tan a la vista y música relajante de fondo. Incluso los famosos tornos no hacen tanto ruido.

Vamos con algunos consejos para que venzas la ansiedad de ir al dentista:

Mejor encuentra un dentista comprensivo

Para eso pregunta a tus amigos y conocidos, buscando de forma específica a un profesional especializado en pacientes que tengan ansiedad.

Visita la clínica antes de la primera consulta

Antes de que pidas tu primera cita, lo mejor es visitar la clínica, conocer al recepcionista y al dentista y mirar cómo es el ambiente en ella.

Elegir una cita a primera hora del día

De esta forma vas a tener menos tiempo para pensar en tus miedos y así no se acumula la ansiedad a lo largo del día.

Mejor no llegar a tiempo a la cita

Intenta llegar en punto y así no tendrás que esperar en la clínica, la sala de espera puede hacer que aumente tu ansiedad.

Planea una primera cita que sea suave

Lo mejor es que la primera visita sea una revisión o limpieza, así conoces algo más a tu dentista sin tener ansiedad. Cuando le conozcas más, podrás hacer tratamientos de mayor complicación.

Acuerda con el dentista una señal para poder aviar si te encuentras incómodo

Con una señal con el dedo o levantar la mano, seguro que sientes como todo está más bajo control.

Anímate a llevar tu propia música para tranquilizarte

No debes olvidar tus auriculares y música favorita a la hora de relajarte o abstraerte mientras el dentista realiza su trabajo. El tiempo va a pasar más rápido y no escucharás tanto esos sonidos que tanta ansiedad te generan.

En caso de que tengas un miedo grave, puedes explorar la posibilidad de la sedación.

Actualmente se pueden hacer tratamientos dentales carente de dolor. Se aplica una crema local en las encías que hará que no sientas la inyección de la anestesia. Incluso hay sistemas de anestesia modernos que parecen un bolígrafo y administran una anestesia que casi no la nota el paciente.

Existen también la sedación por inhalación, para que te relajes durante el procedimiento dental. Similar al llamado “gas de la risa”, se administra mediante la boca a las mujeres que dan a luz, en este caso por la nariz.

En el caso de que la fobia sea grave y el paciente lo desee, también podemos optar por la sedación intravenosa en muchas clínicas, que se puede aplicar mediante la mano o el brazo. La anestesia no tiene que dormirte, puedes estar despierto y hablar con el dentista, pero te relaja tan profundo que no vas a recordar del todo bien lo que haya ocurrido.

Esperamos que después de todos estos ejemplos, hayas visto los adelantos que hay para todo aquel que tiene miedo al dentista. Una prueba más que las cosas van cambiando y que no debemos tener ningún miedo en visitarlo.