Joyas: elementos preciados para las celebraciones de nuestro país

Joyas: elementos preciados para las celebraciones de nuestro país

Pocos países debe haber a lo largo y ancho de este mundo en los que se celebren más cosas que en España. A los españoles nos encanta celebrar cualquier cosa y hacerlo a lo grande, sin escatimar en nada. Seguro que muchas de las personas que estáis leyendo estas líneas os habéis encontrado en una situación similar. Y es que no es para menos. Bodas, comuniones, bautizos… cualquier cosa es buena para celebrar y olvidarnos, aunque sea por unas horas, de todos los problemas que nos rodean y a los que daremos solución en otro momento.

En esas celebraciones, no obstante, suele haber una especie de protocolo no escrito en lo que tiene que ver con la vestimenta y los complementos de cada cual. No cabe la menor duda de que a todos y todas nos gusta vestir bien en estas ocasiones y que nos gusta portar complementos que refuercen nuestra imagen personal. De eso precisamente os vamos a hablar en los párrafos que siguen. La joyería es uno de los negocios que mejor se adapta a esas necesidades y, desde luego, son muchas las personas que deciden apostar por ella para sentirse a gusto en una de estas celebraciones.

Hay un artículo que fue publicado en la página web del diario ABC que comenta algunas de las reglas no escritas de lo que denomina joyería de lujo. En él, se ofrecen consejos relacionados con cómo elegir una joya en función del momento del día en el que nos encontremos, del evento al que asistamos o de la estación del año que estemos viviendo. Cualquiera de estos factores puede condicionar el uso de una determinada joya u otra y seguro que los españoles y las españolas encontramos cierta utilidad a esta información tan interesante.

Hemos hablado de todo esto teniendo en cuenta lo que nos gusta a los españoles la joyería. Según una investigación que fue publicada en el portal web Constanza y que habla del gasto en joyería y relojes de los últimos años, en España en 2015 se gastaron un total de 834 millones de euros en este tipo de complementos, lo que supone una variación del 3% en comparación con los mismos datos del año anterior. Aunque estamos lejos del nivel de gasto que presentan países como Estados Unidos o China, es cierto que no podemos comparar su volumen de población con el nuestro.

Por regla general, en España siempre nos ha apasionado la joyería y todo lo que tiene que ver con ella. Es cierto que, una vez llegada la crisis económica del 2007, el sector experimentó en nuestro país una descomunal caída provocada por la bajada del número de ingresos de las familias. Pero la situación ha cambiado y el sector vuelve a ser consciente del valor que le otorgamos los españoles a las joyas y el amor que sentimos por ellas. Así nos lo ha comentado la principal responsable de la Joyería Lorena, una entidad especializada en la provisión de joyas baratas y personalizadas.

Desde luego, resulta evidente que, cuando decidimos comprar cuestiones relacionadas con joyería, estamos pensando en un momento concreto, una de esas celebraciones que solemos tener marcadas en rojo desde hace mucho tiempo. Hay que tener en cuenta que las fotos, los vídeos y todos los recuerdos que tengamos de esa celebración van a permanecer por siempre, por lo que si somos capaces de destacar en dicho evento seremos recordados durante mucho tiempo por parte de todas las personas que fueron invitadas al mismo. Es algo que sabemos bien y que tratamos de implementar en mayor o menor medida.

Y es que en España apostar por las joyas es hacerlo, de una u otra manera, por la tradición. Hemos portado joyas, siempre en la medida de nuestras posibilidades, por supuesto, a lo largo de los siglos y lo vamos a seguir haciendo de cara al futuro. Porque hacerlo es contribuir al cuidado de nuestra imagen personal, algo a lo que atribuimos una gran importancia y que, desde luego, juega un papel fundamental a la hora de cultivar nuestro don de gentes y apostar por nuestro desarrollo personal, además del social.

Una cuestión de mujeres… pero también de hombres

Solemos pensar, siempre de manera equívoca, que la joyería es un espacio solo reservado para las mujeres. Y nada más lejos de la realidad. La joyería es una cuestión de hombres y de mujeres. Aunque sí que es cierto que ellas apuestan más por collares, pulseras o anillos, lo cierto es que ellos lo hacen más por los relojes, que constituyen un elemento que no deja de formar joyería. Por eso, podemos afirmar, sin ningún miedo a equivocarnos, que la joyería es algo necesario tanto para ellas… como para ellos. Nadie puede discutir esta cuestión en pleno año 2020.