Postres con denominación de origen

Postres con denominación de origen

El otro día hablábamos de dulces “Made in Spain” y hay lectores que nos han hecho llegar sus quejas porque no hemos hablado de los dulces más típicos de sus pueblos o ciudades. Lógicamente, aunque queramos, nos es imposible nombrar todos los dulces, así como todos los platos que hay en nuestra tan rica y variada gastronomía mediterránea, pero en vista de la acogida que tuvo ese artículo, hoy os traemos la 2ª Parte del mismo, con más dulces que hagan las delicias de nuestros paladares.

Brazo de gitano: Este dulce, que se come en fechas especiales por toda España y que no se sabe muy bien de dónde proviene es, en realidad, un dulce muy tradicional en el municipio de Colungo en Huesca.  Actualmente hay brazos de gitano de mil sabores diferentes pero la original es una masa de bizcocho que suele cubrirse de nata, mermelada o chocolate, y que se enrolla sobre sí misma dando lugar a una especie de tubo. Se decora con azúcar glas normalmente. Su nombre es difícil de explicar, muchos dicen que su nombre real era “brazo egipciano” porque un monje berciano que recorría el mundo descubrió este postre y lo trajo a España desde Egipto. De ese “brazo egipciano” por motivos desconocidos, acabó siendo popularmente conocido como “brazo de gitano”.

Otra teoría nos dice que su nombre se debe simplemente al color  tostado que adquiere su superficie cuando se pasa por segunda vez por el horno. Eso, unido a su forma alargada s lo que le dio el nombre de “brazo de gitano” debido a que los integrantes de esta etnia tiene un color de piel más oscura que los payos.

Tortas de Alcalá: Originarias de Alcalá de Guadaíra, según la web de La Centenaria, nacieron a raíz de que los horneros empezaran a llevar las masas sobrantes de sus panaderías a las mujeres quienes, ya en casa, elaboraba unas tortas a las que se le fueron añadiendo ingredientes para hacer diferentes versiones hasta que se llegó a las actuales tortas de Alcala, un dulce que no sólo se come en dicha localidad, sino también en toda Sevilla. Sus ingredientes son harina de trigo, manteca de cerco, ajonjolí, azúcar, canela, limón rallado y clavo

Milhojas: Uno de los pasteles más tradicionales de España y de los que más consumimos en fiestas y eventos. Su receta es muy simple, al menos en lo que a ingredientes se refiere, pues solo llevan leche o nata, azúcar, huevo y esencia de vainilla. Sin embargo, y por mucho que nos pese a la mayoría, la milhoja es un dulce atribuido a la repostería francesa, aunque su origen no se conozca realmente y básicamente son capas de hojaldre horneadas con crema pastelera o nata montada.

Alfajores: Uno de los postres más andaluces que pueden existir y que se comen, tradicionalmente, en fiestas navideñas. Llevan miel avellanas, almendras, pan rallado, harina, canela, clavo molido, semillas de sésamo, azúcar glass y agua. También son muy típicas en la provincia de Murcia, probablemente por su cercanía a Andalucía. Según los expertos, este dulce es una variante de los dulces árabes que introdujeron en el sur de España en los tiempos de Al-Andalus, allá por el siglo X.

Panellets: Muy típicos en la zona de Cataluña, Baleares y Comunidad Valenciana. Se preparan a base de azúcar, almendra cruda molida, huevo, piñones y ralladura de limón. Suele consumirse en Todos los Santos (el 1 de noviembre), junto a los buñuelos de la calabaza y los huesos de santo, otros dulces muy típicos de la fecha. Se empezaron a preparar en el siglo XVIII y provienen, casi con total seguridad, de alguna receta de la repostería árabe.

Rosquillas: Tradicional en Semana Santa, pero que se come durante todo el año y cuyo origen se remonta al Imperio romano, momento en el que su receta se extendió por todos los dominios conquistados de la cuenca mediterránea. Existen muchos tipos de rosquillas pero las más antiguas se conocen hoy en día como rosquillas tontas que no llevan ningún acabado y se hacen con masa de pan, anís y azúcar. Luego aparecieron las rosquillas listas, con azúcar glas; las rosquillas emborrachadas, con vino dulce; rosquillas de Santa Clara, bañadas en clara de huevo y cubiertas de merengue seco; rosquillas francesas: rebozadas en almendra picada; y rosquillas ciegas, como las de Santa Clara pero sin agujero en el medio.

Otros dulces que nos han pedido que incluyamos en la lista: Migueliutos (Típicos de La Roda, en Castilla La Mancha), Buñuelos (toda España), Huesos de Santo (Comunidad de Madrid) y Susú de Crema (de Gerona).