¿Por qué no vamos al dentista más a menudo?

¿Por qué no vamos al dentista más a menudo?

A los españoles y españolas, no les gusta ir al dentista. Es más, sienten auténtico pavor. Y no es precisamente el dolor o las molestias lo que les angustia. Lo que les aterroriza es el precio. es verdad que algunas especialistas tienen precios desorbitados, pero lo cierto es que a día de hoy, existen muy buenas opciones de financiación, por lo que la factura, no es excusa en la mayoría de los casos.

Otro dato importante obtenido de recientes estudios, es que la mayoría piensa que no es necesario ir al dentista, y más de la mitad, confiesa no preocuparse en absoluto por su salud bucodental, y los más atrevidos, nos han contado que apenas se lavan los dientes. Solo un 55% se cepilla los dientes después de comer.

Malos hábitos de higiene

Como resultado de los estudios, tenemos que en España existe una fuerte tendencia a descuidar la boca, y los hábitos de higiene de los españoles dejan mucho que desear. Los dentistas advierten que es total y absolutamente necesario tomar conciencia, de que la salud, empieza por la boca. Hay que perder el miedo, tanto a las molestias, como a las facturas, y no esperar a que lleguen tiempos mejores, que no siempre llegan y los que vienen, pueden ser hasta peores.

Una buena parte del país, afirma acudir al dentista una vez al año para revisiones, mientras otros, confiesan hacerlo únicamente cuando sienten dolor o han sufrido algún tipo de accidente con o sin pérdida de piezas dentales.

La peor puntuación la llevan l@s jóvenes y los mayores de 65 años. Casi nunca van al dentista, a no ser, que no les quede más remedio. El dolor insoportable, es lo único que parece animarles a acudir al especialista. La palabra prevención no existe en su vocabulario. Por otro lado, tenemos que, son los hombres los que se muestran más reacios a las revisiones. Las mujeres, en cambio, dicen estar más preocupadas por su salud bucodental, y acuden al dentista más a menudo. Los estudios también concluyen, que hay comunidades más concienciadas que otras. Así, sería en Cantabria donde se realizan más consultas, y en la Comunidad Valenciana, donde menos.

El Dr Milton Caravaca Treves, de la clínica dental Mesiodens, recomienda someterse a revisiones, al menos, una vez al año, aunque lo ideal serían hacerlo cada 6 meses. Además, incluye muy buenos planes de financiación, a la medida de cada paciente, ya que, conscientes de que la salud bucodental es esencial, no quieren que el precio sea un problema para descuidarla. Esta clínica en León, ofrece un servicio de odontología integral, ofreciendo tratamientos dentales muy asequibles. En la actualidad cuenta con un equipo de odontólogos especialistas dedicados a las diferentes disciplinas, trabajando codo a codo en la misma clínica.

Así, desde aquí animamos a la población española a acudir al dentista más a menudo, dependiendo del estado de salud bucodental de cada individuo. Es necesario tomar conciencia de que la boca, no es algo secundario. Los problemas de dientes y encías, pueden provocar terribles consecuencias y afectar a la salud integral del organismo. Una infección en un diente o en una muela, podría causar, incluso, un infarto. Vemos, pues, que el problema es serio, y que no hay que tomárselo a broma.

El cuidado de la salud bucodental desde la infancia

Es necesario adquirir unos buenos hábitos de higiene desde la infancia, para reducir el riesgo de padecer enfermedades bucodentales en la edad adulta. Por eso, papis y mamis, han de dar ejemplo en sus casas. Los niñ@s imitan a los mayores y si estos no se preocupan por cuidar su boca, sus hij@s tampoco lo harán. Las visitas al dentista desde pequeñitos, es fundamental, incluso antes de que le salgan los dientes al bebé.

Los avances en el terreno de la odontología, han llevado al nacimiento de una nueva especialidad, odontología materno-infantil. En la clínica dental de la Doctora Cachero realizan un seguimiento exhaustivo de la paciente embarazada con revisiones, profilaxis de mantenimiento para controlar la inflamación gingival y fluoraciones mensuales. Así, cuida de la salud de la madre y del futuro hijo al mismo tiempo.

No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy. Ya lo dice el refrán. Acude al dentista antes de que sea tarde.