Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Compartir

Limpia tu coche tú mismo: consejos para el interior y la carrocería

Si quieres limpiar tu coche, existen ciertas normas que debes seguir a la hora de elegir los productos de limpieza. Brindamos consejos sobre cuidados y requisitos legales, así como los pasos necesarios para una limpieza profunda.

¿Cómo se puede limpiar el coche?

Se empieza limpiando el interior. En primer lugar, aspira con cuidado el interior del coche y limpia la tapicería, herrajes y piezas de plástico con un limpiador adecuado. Luego limpias el exterior rociando el coche con agua limpia. Entonces tiene lugar el buen trabajo. A continuación descubrirás cómo limpiar ventanas a fondo y con cuidado.

¿Puedo lavar mi coche en casa?

Puedes eliminar incluso la suciedad más rebelde de zonas sensibles o de difícil acceso. Los paños textiles y los cepillos de microfibra suelen ser más respetuosos con la pintura que los grandes rodillos de plástico de los túneles de lavado. Puedes limpiar tu coche tú mismo en un túnel de lavado o lavadero de coches.

Pero si limpias tu coche en casa y no en un lavadero, puedes estar cometiendo un delito penal porque se aplican las normas legales. Las normas difieren de una comunidad autónoma a otra y en algunos municipios y zonas de protección del agua está completamente prohibido lavar coches en propiedades privadas. En otros, el lavado de coches sólo se puede realizar en casa si las aguas residuales no desembocan en el sistema de alcantarillado o en una masa de agua abierta, sino que se filtran a la propiedad privada. En general, te recomendamos que consultes con las autoridades locales para saber si el lavado de vehículos está generalmente permitido en tu comunidad o zona.

Además, sólo podrás limpiar el vehículo con agua limpia y sin productos químicos de limpieza. Está prohibido lavar el motor. En la vía pública, el lavado se considera un uso especial no permitido del espacio de circulación pública y, por lo tanto, está sujeto a autorización. También en este caso es aconsejable consultar a las autoridades responsables.

Limpiar el interior

Para limpiar a fondo el interior, primero aspira con cuidado la tapicería, las alfombrillas y el maletero para eliminar la suciedad gruesa y el polvo. Hay accesorios especiales para pelos de animales para capturar las partículas finas con la aspiradora.

Para eliminar la suciedad más persistente de la tapicería, utiliza productos de limpieza adecuados. Recomendamos comprobar la solidez del color cuando se emplee el producto en un área pequeña y discreta antes de usarlo en un área grande. Un producto de limpieza inadecuado puede provocar aclaraciones no deseadas en algunas zonas. Esto deja manchas antiestéticas o degradaciones de color en los asientos.

Lo mismo se aplica al salpicadero: el cuero auténtico, la madera o los plásticos necesitan productos de cuidado adecuados. Después de aspirar a fondo el piso, las alfombrillas, el maletero y los asientos, limpia la cabina, la consola central y los umbrales de las puertas. Limpia también el interior de las ventanillas y espejos para garantizar una buena visibilidad durante la conducción.

¿Cómo se limpian los asientos de cuero de un coche?

Primero, elimina el polvo y la suciedad gruesa de los asientos.

Consejo: También puedes limpiar las grietas con una aspiradora con accesorio para rincones.

A continuación, limpia los asientos con limpiador de cuero y un paño de microfibra. La suciedad más resistente se puede eliminar con una esponja suave o un cepillo y un limpiador de cuero. Finalmente, retira el agente y la suciedad con un paño limpio.

Aproximadamente una vez al año, los profesionales de SM motor recomiendan aplicar un tratamiento en los asientos después de su limpieza. Masajea un poco de acondicionador de cuero en los asientos con un paño suave . Dosificar moderadamente el producto para evitar residuos grasos en los asientos. Ahora deja que el producto haga efecto durante aproximadamente una hora. Para ello, elige una plaza de aparcamiento con sombra para tu vehículo. Finalmente, pule los asientos con movimientos circulares con un paño de microfibra limpio.

Limpiar el interior del vehículo: paso a paso

  1. Retira las alfombras y tapetes sueltos del automóvil y sácalos.
  2. Aspira el interior, incluidos las alfombrillas y el maletero.
  3. Si es necesario, limpia los asientos y tapizados del coche con un paño húmedo.
  4. Limpiar las boquillas y huecos con un cepillo.
  5. Limpiar las ventanas y espejos.
  6. Limpiar el tablero.
  7. Utiliza un producto para el cuidado del cuero adecuado para el interior del coche.
  8. También puedes tener especial cuidado con las piezas de plástico.

Limpieza exterior con limpiador de alta presión

El polvo, la suciedad, los excrementos de pájaros, la savia de los árboles y los insectos contaminan su vehículo. Esto afecta la apariencia de su vehículo e incluso daña la pintura. Se recomienda lavar pronto un coche sucio. Los excrementos de pájaros en particular son agresivos y pueden corroer la pintura.

Para evitar rayones, retira siempre primero la suciedad gruesa enjuagándola con suficiente agua. Un limpiador de alta presión es ideal para el pretratamiento, ya que utiliza la presión del agua para eliminar incluso la suciedad más resistente. Sin embargo, asegúrate de mantener una distancia de al menos 30 cm para evitar dañar las piezas del vehículo.

Con los accesorios adecuados, también puedes lavar tu vehículo con un limpiador de alta presión. Podrás encontrar accesorios de cepillo suaves que se utilizan para lavar tu automóvil, ya sea con agua limpia o en combinación con agentes de limpieza adecuados.

Limpieza exterior del vehículo: paso a paso

  1. Elimina la suciedad más gruesa con suficiente agua mediante el chorro de alta presión.
  2. Rocía la parrilla, el parachoques y el parabrisas con eliminador de insectos.
  3. Rocía limpiador de llantas sobre las llantas.
  4. Aplicar champú para coche en todo el vehículo y dejar que el producto haga efecto brevemente.
  5. Limpiar el vehículo de abajo hacia arriba.
  6. Ahora enjuaga tu auto con agua limpia y déjalo secar.
  7. Comprueba la pintura en busca de rayones y otros daños y, si es necesario, retoca con un lápiz de retoque. En esta ocasión conviene revisar también el parabrisas en busca de astillas de piedra.
  8. Con un abrillantador podrás darle un nuevo brillo a tu coche. Consejo: trabaja por secciones y no bajo el sol abrasador del mediodía.
Scroll al inicio