Santiago, una pieza clave en el sector turístico español

Santiago, una pieza clave en el sector turístico español

Una de las mayores fortalezas económicas de España es sin duda el turismo. De no haber sido así, las conferencias de la crisis económica hubiesen sido mucho más perversas de las que ya de por sí nos ha tocado aguantar. Por fortuna, nuestro país se ha mantenido fuerte y firme en las primeras plazas del ranking de países visitados tanto de Europa como del Mediterráneo y es por ello por lo que no hemos perdido el oxígeno durante los años que precedieron a este 2018.

Que nuestro país goce de una buena salud en materia turística no es fruto de la casualidad. España tiene turismo para todos los gustos. Aunque es un país que se ha caracterizado por sus zonas de playa y por un clima cálido y acogedor, lo cierto es que hay lugares en los que puede experimentarse todo lo contrario. No en vano, España es el segundo país más montañoso de todo el Viejo Continente y, además, posee una buena nómina de ciudades de interior que bien merecen una visita.

Entre ellas, podemos encontrar Segovia, Valladolid, Zaragoza, Sevilla, Granada, Toledo, la mismísima Madrid… pero lo cierto es que no hay ninguna que desprenda el encanto que desprende Santiago de Compostela. En efecto, la capital gallega es una de las mejores opciones para disfrutar de la historia, la religión y también de la gastronomía. Es, sin ningún tipo de duda, una ciudad de referencia dentro del panorama turístico de España y eso lo demuestran los datos.

La agencia de noticias Europa Press informaba, el 4 de enero de 2017, que Santiago de Compostela había batido en 2016 todo un récord en cuanto a pernoctaciones, usuarios de aeropuerto y peregrinos, una prueba de lo que le llama a la gente una ciudad como tal. En cuanto al número de pernoctaciones, el artículo las cifraba por encima de 1.300.000 a lo largo de todo el año. En cuanto a los usuarios del aeropuerto, superaron la barrera de los 2’5 millones, todo un hito que superaba en 50.000 la cifra de 2015. Finalmente, y en lo relativo al Camino de Santiago, fueron unos 280.000 los peregrinos, siendo la mitad de estos de mercados internacionales, lo cual refleja el valor de Santiago ya no sólo para los españoles, sino también para el resto de Europa y del mundo.

Existe, por tanto, una necesidad para todos aquellos que visitan la ciudad, y esta es la de moverse de un lado a otro de la misma con la mayor rapidez posible, a un precio módico y con la mayor de las comodidades. Cubrir esas necesidades es el germen de una entidad como Car Rent Milladoiro, una empresa dedicada al alquiler de coches y autocaravanas para todos aquellos y aquellas que visitan una ciudad como Santiago.

Lo cierto es que la necesidad de contar con un servicio así es bastante más grande de lo que inicialmente puede llegar a pensarse. Santiago de Compostela es, como ya hemos visto, una ciudad que durante prácticamente todo el año está recibiendo turistas. Es, además, una ciudad en la que viven varios miles de estudiantes. Precisamente por eso es muy difícil encontrar con un lugar en el que pernoctar, algo que Car Rent Milladoiro puede solucionar a través de sus autocaravanas.

Moverse por la ciudad es asimismo mucho más fácil gracias a los servicios de esta entidad. Tanto sus coches como sus autocaravanas tienen la mejor garantía, sus mecanismos están perfectamente revisados y homologados y, por supuesto, su funcionamiento es sencillo para cualquier tipo de conductor. Moverse de un lado a otro de la ciudad puede llegar a ser demasiado agobiante con tanto turista por todos los lados, pero contando con un vehículo para nosotros mismos, la cosa cambia mucho en una ciudad como esta.

La verdad es que la organización de un viaje así merece la pena, y mucho. Santiago de Compostela seguirá siendo una ciudad única, con una magia y una atracción propias que nadie le podrá arrebatar jamás. Precisamente por eso es una ciudad que merece una visita tanto para peregrinos católicos como para practicantes de otras religiones, e incluso para ateos. Lo cierto, y también lo bonito, es que eso, en un sitio como este, es lo que menos importa.