Qué poca maña hay en España

Qué poca maña hay en España

Parece que a los españoles y españolas no se les dan bien las reparaciones del hogar y van dejando pasar el tiempo y acumulando estropicios con la vana esperanza de arreglarlos personalmente, ¿por qué llamar al fontanero cuando lo puedo hacer yo? Eso sería estupendo si realmente fuera cierto, pero no lo es, y al final, tras algunos intentos fallidos decidimos llamar a los profesionales.

Poner una bombilla o colgar un cuadro que se ha caído, arreglar la puerta del armario o la pata rota de la silla, no parece una tarea complicada a priori, pero por la razón que sea, dejamos que estos desperfectos se acumulen en nuestros hogares, hasta que un día nos ponemos manos a la obra y terminamos de fastidiarla.

La falta de predisposición es muchas veces la responsable de que se nos vayan amontonando desperfectos en el hogar, pero otras, el problema es sencillamente que no tenemos ni la más remota idea. La fontanería es una de las tareas más tediosas de todas, es complicado y requiere conocimientos técnicos, y no tener reparos en ensuciarse o en mojarse. Pero los ajenos a la profesión, por mucho que lo intenten, suelen fracasar, y la mayoría ya ni lo intentan. Y mucho menos con los trabajos relacionados con la electricidad, ahí parece que todos tenemos miedito.

Por suerte en la comunidad tenemos a Paco, un fontanero aficionado que amablemente se ofrece a arreglarnos todos los problemas relacionados con las tuberías a todos los vecinos, únicamente nos cobra el material y la verdad es que es una auténtica pasada, somos muy afortunados. Hace poco estuvo en casa arreglando el lavabo, yo apenas lo conocía, pero ese día tuve la oportunidad de charlar un poco con él y es encantador y muy atento y detallista. A medida que iba haciendo arreglos me explicaba el por qué y aprendí cosas muy interesantes. Me comentó que el siempre usaba cuerdas de cáñamo para los trabajos de fontanería, que las fibras naturales son las mejores, además de ser respetuosas con el medio ambiente y muy buenos aislantes. La verdad es que no tenía ni idea de la cantidad de cosas que se podían hacer con el cáñamo. La tienda donde las consigue, Cuerdas Valero, es una fábrica de cuerdas que comercializa productos de una gran calidad elaborados con las mejores materias primas del mercado al mejor precio final y según Paco, tiene cantidad de stock, lo que le permite dar respuestas específicas a las necesidades de cada cliente.

Los desperfectos que más acumulamos en el hogar y por qué lo hacemos

Parece que los trabajos que más asustan a los españoles son los relacionados con la fontanería, el gas o la electricidad, pero se atreven con algunos pequeños trabajos de carpintería o bricolaje. Estos últimos, aunque tarde, los vamos sacando adelante en algún fin de semana que tenemos libre, pero mientras tanto convivimos con atascos, persianas sueltas, electrodomésticos rotos o enchufes peligrosos. ¿Por qué lo hacemos?

La mayoría de los encuestados admiten que han llegado a estar durante al menos un año con algún desperfecto en casa, porque no podían hacer frente a los gastos que suponía la reparación. Este sería el caso, por ejemplo, de Juanma, un joven que afirma llevar tres meses con la lavadora estropeada, la reparación le saldría más cara que una lavadora nueva, pero tampoco la puede pagar, así que desde el mes de octubre lava la ropa en casa de su abuela, una mujer jubilada que, aunque le gustaría tampoco dispone del dinero necesario para comprarle una nueva.

En otros casos, los menos, la falta de tiempo es el principal problema. El ritmo acelerado de vida, largas jornadas laborales y otras responsabilidades, provocan que muchas personas apenas pisen el hogar más que para dormir, olvidando por completo todo el desastre que tienen montado, hasta que se encuentran de golpe con él, y ya cuando no pueden más, cuando la situación es insoportable, entonces llaman al fontanero, al electricista o al del gas.

Las averías más comunes tienen que ven con tuberías atascadas, lentas, fallos en el termo, pérdidas de agua en grifos y cisternas, problemas con la instalación eléctrica o con los electrodomésticos, principalmente lavadora y lavavajillas.