¿Desayunamos tan bien como deberíamos?

¿Desayunamos tan bien como deberíamos?

Dulce, salado, cereales, avena, tostadas o galletas. Mermelada, margarina,  sirope o aceite de oliva. Café, cacao, con o sin azúcar. Un pinchito en el bar, o rapidito en casa, por la calle o al llegar a la oficina. Sea como sea y donde sea, a los españoles nos gusta desayunar. Este ha sido el resultado de las últimas encuestas sobre hábitos alimenticios que se han realizado en las principales ciudades del país.

Sabemos que el desayuno es la comida más importante del día, sí, pero no todos desayunamos pensando en nuestra salud o como una forma de mantenernos activos, despiertos y con energía hasta la hora de comer. Para muchas personas el desayuno es todo un ritual diario que no empieza al despertarse en el hogar, sino en el bar, con su café, su pasta o su pincho bien grasiento. Y esto, amigos y amigas, ya no es tan bueno.

No quiero decir con esto que desayunar fuera de casa sea un error, algo caro sí, pero tampoco necesariamente malo. Pero sí que hay que saber en qué consiste el desayuno, y el típico pincho español, no es precisamente lo que vendría siendo un desayuno sano, y aunque rico, tiene mucha grasa, lo que consecuentemente provoca esas indeseables subidas de colesterol, que tantas complicaciones puede traer a largo plazo.

Desayunos sanos, nutritivos y deliciosos son, por ejemplo, los del Boria BCN, una aparthotel de lujo en el que tuve el placer de hospedarme. Se trata de un pequeño palacio del siglo XVII convertido en un apartotel con espaciosas y elegantes habitaciones, apartamentos vacacionales tipo loft, totalmente reformados y con un encanto único, diferente. El hotel cuenta con 11 estancias amplias y luminosas, con el más cuidado de los diseños, y en su carta de desayunos cuenta con diferentes opciones: desayuno continental, consistente en café o infusión, zumo de naranja, bol de frutas, cesta de bollería artesana y tostadas con mantequilla y mermelada, o desayuno buffet, que además de lo anterior, incluye cereales, yogur, frutos secos y un surtido de embutidos y quesos. Y si te quedas con hambre, puedes escoger entre unos huevos al gusto o un bocadillo con una copa de vino o cava.

Para los que son de café y bollos…

De vez en cuando podemos darnos un capricho y desayunar un buen croissant, pero eso sí, artesano y acompañado por un café de primera. Si esto es lo que quieres, en el Molí Pan y Café, lo tienes. Esta es una franquicia de cafetería  y bollería saludable con un toque nutricional, que presenta un ambiente cálido y moderno que invita a disfrutar de un buen café acompañado de una exquisita pieza de bollería recién horneada.

En el Molí pan y café podrás desayunar a lo grande, ya que en ninguna parte hacen un café con tanto cariño. Podrás degustar sus exquisitas especialidades de pan de la máxima calidad o alucinar con su deliciosa bollería elaborada con ingredientes 100% naturales. Y eres más de bocata, no te preocupes que aquí también encontrarás los bocadillos más ricos, además de sándwiches y pizzas.

Y tú, ¿eres fan del desayuno o de l@s que se lo saltan?