¿Desayunamos tan bien como deberíamos?

Por:

8 noviembre, 2017
Dulce, salado, cereales, avena, tostadas o galletas. Mermelada, margarina,  sirope o aceite de oliva. Café, cacao, con o sin azúcar. Un pinchito en el bar, o rapidito en casa, por la calle o al llegar a la oficina. Sea como sea y donde sea, a los españoles nos gusta desayunar. Este ha sido el resultado de las últimas encuestas sobre hábitos alimenticios que se han realizado en las principales ciudades del país.
¿Desayunamos tan bien como deberíamos?

Compartir

Los españoles no sabemos comer Sushi

Por:

31 julio, 2017
No podemos quejarnos de la gastronomía española, somos famosos por nuestra dieta mediterránea, que contiene todos los alimentos necesarios para obtener todos los nutrientes que nuestro cuerpo necesita. Pero tampoco somos ilusos y sabemos cuáles son los manjares que vienen de otros países. Solo hace falta salir a la calle para ver multitud de restaurantes que ofrecen comida de diferentes nacionalidades. Por ejemplo, si bajo a la calle tengo justo enfrente una pizzería, y si giro la esquina hay un restaurante turco especialista en kebabs de difícil digestión. Una característica que tienen en común este tipo de establecimientos es su inmediatez. Pero ¿Y qué hay del sushi? nos estamos aficionando mucho a este plato japonés pero ¿sabemos comerlo realmente?
Los españoles no sabemos comer Sushi

Compartir

Naranjas españolas, las más ricas

Por:

15 diciembre, 2016
Las naranjas españolas triunfan en el exterior, pero también en casa, ya que según los datos el consumo de cítricos está muy arraigado entre la población española, siendo tan habitual en el desayuno como en el postre, o a la hora de la merienda.  Y si hay unas que destacan entre las demás, estás son sin lugar a dudas las de  Naranjas al Día, una empresa valenciana que lleva más de tres generaciones cultivando los campos de Corbera (Valencia) para ofrecer a los consumidores  naranjas y mandarinas 100% naturales, que no son tratadas químicamente para su maduración, ni se someten a procesos de coloración ni conservación, ya que las recolectan en el momento óptimo para su consumo.
Naranjas españolas, las más ricas

Compartir

España también es vegana

Por:

24 octubre, 2016
Tengo un restaurante vegano y he pensado en ampliar la carta para poder dar respuesta a las necesidades de un turismo cada vez más ecologista. Así que pensé, ¿Por qué no adaptar las recetas tradicionales sustituyendo sus ingredientes por otros de origen vegetal haciéndolas aptas para vegan@s y vegetarian@s? También decidí emplear únicamente productos especiales de hostelería ecológicos. Buscado en la red he encontrado StocknetVallès, una tienda online de productos de limpieza, papel y maquinaria que, además, dispone de una línea ecológica de productos de limpieza totalmente respetuosa con el medio ambiente y a muy buen precio.
España también es vegana

Compartir

En España se bebe, y bien

Por:

9 abril, 2015

España es un país de buenas costumbres. Desde la siesta hasta la fiesta. Y el vino es una parte fundamental de nuestra cultura. Es una forma de socialización ya que muchos amigos se reúnen en torno a una botella para charlar y compartir risas. España es una potencia en cuanto a las variedades de uvas siendo la de más fama La Rioja pero también podemos encontrar vinos de mucha calidad, como los Ribera del Duero, los albariños, los de la Ribeira Sacra, etc.

En España más que beber mucho, nos gusta beber bien. Tomar copas buenas y hacerlo con calidad, buscando la excelencia. De hecho, existen empresas españolas como Exportcave dedicadas a vender todo

Compartir

El aceite de oliva, principal producto de exportación española

Por:

7 enero, 2014

“A lo que aceite de oliva hecho, sácole provecho.”

Proverbio español

 

Oro líquido. El aceite de oliva es, junto al trigo y la vid, uno de los tres pilares que componen la trilogía alimentaria mediterránea, celebrada en el mundo entero por sus propiedades beneficiosas para el organismo, artífice de salud y longevidad. Acaso la propia planta puede servir como muestra: no son pocos los casos de ejemplares milenarios existentes a lo largo de todo el mundo.

El cultivo del olivo está directamente aparejado a la aparición y difusión de la civilización europea: sus orígenes en tierras fenicias del Próximo Oriente, su popularización por la Grecia minoica, dominadora del Mar Mediterráneo, su extensión y asentamiento por toda la ribera de este estratégico punto de conexión entre Europa y África, Oriente y Occidente. El aceite era un elemento esencial en la cocina, pero también un combustible habitual y uno de los principales agentes cosméticos de la antigüedad, destinado a la elaboración de ungüentos, base estabilizadora de perfumes, esencia para masajes, sustancia de uso litúrgico e, incluso, elemento simbólico para la coronación de reyes –el ungimiento en aceite de oliva como símbolo de majestad-.

Es a través de estas vías de penetración comerciales -primero fenicias y griegas y luego asimiladas al Imperio romano- por donde el aceite de oliva alcanza la península Ibérica. Gracias a las bondades del clima local y las características geológicas de sus suelos, el aceite de oliva de la provincia Bética -más o menos la actual Andalucía-, obtendrá una notoria celebridad. Es el principio de una tradición que se prorrogará en la Edad Media, durante el dominio andalusí, si bien la escasez del producto derivará en su empleo como apreciado material de trueque.

El descubrimiento de tierras americanas, donde el olivo era una especie inexistente, ofreció un nuevo mundo para la exportación del árbol y de los alimentos a él asociados. Las regiones californianas, dotadas de unas condiciones climatológicas más similares a las del entorno mediterráneo, se convertirían con el paso del tiempo en el principal foco aceitero al otro lado del Atlántico.

Con la paulatina pérdida de su preeminencia como combustible para la iluminación, apuntillado por la generalización de la electricidad, el aceite de oliva verá reducido su empleo al sector alimentario, ya sea como base para la cocina de guisos y frituras, como ingrediente en recetas variadas o como aliño aromático. La generación de conciencia científica y ciudadana sobre los beneficios de una nutrición saludable y el reconocimiento de las virtudes de la dieta mediterránea –por ejemplo, diversos estudios estiman que una dieta equilibrada de características mediterráneas enriquecida con el empleo de aceite de oliva divide entre tres las probabilidades sufrir infartos cardiovasculares e ictus- le convertirá en un producto apreciado en la gastronomía gourmet y la alta cocina, lo que a su vez derivará en un estricto control de calidad, la definición de categorías de denominación de origen y la protección de su comercio a nivel nacional e internacional.

Entre sus propiedades mejor valoradas se encuentran su cultivo tradicional respetuoso con el medioambiente, ejecutado mediante procedimientos mecánicos en exclusiva, su alto aporte vitamínico (vitaminas A, D y E), su gran suavidad y tolerancia en la digestión, su alto poder nutritivo en contraste con su baja incidencia en la generación de obesidad o de acumulaciones de colesterol en el sistema cardiovascular, su capacidad de reutilización prolongada que incrementa su rendimiento económico, su excelente sabor como complemento de platos ligeros y saludables (ensaladas, pescados y carnes a la plancha, salsas…), su aptitud para la fritura gracias a que puede alcanzar temperaturas superiores a los 180 grados centígrados, la presencia del beneficioso ácido oleico entre sus componentes, indicado para el adecuado crecimiento óseo, el desarrollo del cerebro y el cuidado del sistema nervioso.

Compartir